domingo, 3 de octubre de 2010

EXPERIENCIAS DOCENTES PARA REÍR (O LLORAR)

Acabo de recibir un correo de mi amiga Merche, también profesora de Lengua, en el que me remite la transcripción de una supuesta experiencia verídica de una profesora con sus alumnos de 1º de ESO. Desconozco la fuente original, pero el texto resulta, si no real, al menos realista.
Mi primera reacción ha sido soltar una carcajada. La segunda, la autorreflexión: ¿están acostumbrados los alumnos a que repitamos todo cien veces, y por ello no prestan atención a la primera? ¿propiciamos que los alumnos hagan preguntas inteligentes en lugar de soltar lo primero que se les ocurre? Pasen y lean, y digan si no se sienten identificados.

Yo: Bueno chicos, hoy vamos a estudiar el vocabulario de las comidas en inglés: copiad estas 5 categorías (las escribo en la pizarra) y escribís en cada columna todas las palabras que os sepáis.
Amanda: ¿En inglés?
Yo: Sí, mejor que en Ruso, en inglés.
Luis. Profe, ¿cuántas categorías?
Yo: 5. Las que hay en la pizarra.
Luis: A mi no me caben.
Yo: Pues prueba a poner la hoja apaisada
Luis: ¿qué significa apaisada?
Yo: Horizontal, o sea: así (lo demuestro)
Juan: ¿qué título ponemos?
Yo: Prueba con “Food”, que es el que he escrito en la pizarra.
Fran: ¿puedo hacerlo a lápiz?
Yo: No, no puedes. Ya sabes que en el cuaderno sólo se escribe con bolígrafo.
Jessika:¿Cómo se dice pepino?
Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros. No el que sepa yo.
Noel: ¿El huevo es una verdura?
Yo: No, no es una verdura
Federico: ¿qué título ponemos?
Yo: Lo he dicho ya dos veces.
Amanda: ¿Se puede poner “rechicken”?
Yo. No, porque repollo no se dice así en inglés (risas generalizadas)
Nieves : ¿Cómo se dice calamar?
Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros.. No el que sepa yo.
Jesús : ¿Hay que escribirlo en el cuaderno?
Yo: Pues a no ser que quieras escribirlo en la mesa...
Ricardo: Profe, ¿Pero, qué hay que hacer?
Yo: ¿Pero tú te has lavado las orejas esta mañana?
Nieves : ¿Puedo poner zumo en la categoría de postres?
Yo: Mejor ponlo en la de líquidos.
Fran: ¿Puedo poner pollo en la categoría de postres?
Yo: En este continente, no.
......................................
10 minutos después
Yo: bueno, ahora vamos a empezar. Levantáis la mano y vais diciendo palabras; yo las escribo en el encerado. Empezamos con las verduras.
(Levantan la mano 10 alumnos y todos gritan a la vez distintas verduras)
Brócoli!
Carrots!
Salad!
Pepination!
Eggs!
Yo: he dicho que los huevos no son una verdura. Y por favor, levantad la mano y esperad a que yo os nombre para decir la palabra porque no tengo 10 orejas para entenderos a todos al mismo tiempo. ¡Arturo, no le pases notitas a María que se las leo al resto de la clase!
Arturo: ¿con cual empezamos?
Yo: con las verduras. Empieza tú, Marisol.
Marisol. Es que se me ha olvidado el cuaderno en casa.
Yo: ¿Y qué llevas haciendo estos 15 minutos, criatura? A ver, hazlo tú, Pepe.
Pepe: ¿quién, yo?
Yo: Eres el único Pepe que hay en la clase, así que vas a ser tú.
Pepe: Orange
Yo: La naranja me la pones en frutas, por favor.
Juan: Profe, el otro día oí un chiste verde, ¿puedo contarlo?
Yo: Pues aunque haya verduras de por medio, no, no puedes contarlo.
María: ¿Esto cae en el examen?
Yo: Bueno, puede que tengáis suerte y para entonces esté recuperándome de esta clase en un sanatorio mental, y entonces no habrá examen.
Todos: ¡BIEEEEEN!

13 comentarios:

  • Lu dijo...

    Como dices, una no sabe si reír o llorar. Ahora bien, lo que sí es cierto es que antes de que se produzca una situación así de disparatada, hay que reconducirla. Si hace falta hacer listas de alimentos para aprender a clasificarlos, pues se hace. Si conviene dar tiempo a que se cuente un chiste, se deja... Es evidente que la actividad está planteada sin antes verificar que los cimientos están bien asentados. En fin, unas risas primero, y luego a rediseñar la clase.
    A mí, cuando me pasa esto, pongo los dedos y entono un Oommmmmmmm que se oye hasta los confines. Luego empiezo de nuevo. Y no es broma.

    Jose Hernández dijo...

    Como bien dice Lu, lo primero es una carcajada, porque es un reflejo de lo que muchos docentes tienen para lidiar en el aula. Ahora bien, hay que intentar evitar llegar a estas situaciones, porque si no, el objetivo del conocimiento se aleja a una velocidad... que pa qué! :D

    José Luis Lomas dijo...

    Excelente artículo para un domingo por la tarde, rodeado de exámenes por corregir y alumnos de 1º que sacar de su pasmo... ¡Suerte, vista... y ¿al toro? Un saludo.

    Marcos Cadenato dijo...

    Está claro que las continuas interrupciones en el aula son insufribles y pueden llegar a exasperar a un profesor, pero también observo -y pido disculpas por decirlo- que erre que erre y, como se dice vulgarmente: impasible el alemán... Se necesita una interacción alumnos-profesor y parece que cada cual va a su bola y nadie atiende ni entiende a su interlocutor.
    ¿No habrá que replantearse muchas cosas en las aulas actuales?

    Patxo Landa dijo...

    Puede parecer una parodia pero no lo es. Y aún se complica más cuando quieres que ellos infieran respuestas, que piensen, que discriminen alternativas... desconcierto,alboroto y malas caras. Eso sí, si les mandas una ficha "rellenahuecos" mecánicamente...se sienten cómodos, trabajan en silencio y piensan que han aprendido mucho y que están trabajando un montón. Esta labor nuestra de ir contracorriente es agotadora...

    Silvia Gongo dijo...

    Lu, en parte este tipo de situaciones se producen cuando el profesor no ha tenido en cuenta los conocimientos previos de los alumnos. Pero creo que también en parte viene dado porque los alumnos no han sido enseñados a pensar antes de hablar, a razonar lo que dicen o a prestar atención a lo que se les dice.

    Jose, la carcajada bien, siempre y cuando no dure toda la clase. Cada cosa tiene su momento, y en eso nos falta contundencia con los alumnos. ¡Un saludo!

    Jose Luis, un parón humorístico en medio de las correcciones de exámenes siempre viene bien ;). Gracias por la visita.

    Marcos, coincido totalmente contigo. A veces, en medio de una clase, me detengo y pienso: "Para, Silvia, estás hablando demasiado y repitiéndote, déjales a ellos". Duro esto de encontrar el equilibrio.

    Patxo, no sólo los alumnos se sienten cómodos con las fichas rellenahuecos. A mi alrededor sigo viendo multitud de docentes que lo siguen considerando un método correcto (como los alumnos están calladitos y entretenidos...). Como dices, ir contracorriente es agotador.

    Anónimo dijo...

    JAJA me parto de risa... a los profesores habría que haceros una estatua.
    FDO. Solfe

    Silvia Gongo dijo...

    Solfe, intercambio estatua por trocito de cielo ;)

    Anónimo dijo...

    Mis profesores si se ganaron el cielo... Tu conformate con una estatua que no me has aguantado mucho
    FDO. ...rino

    Carmen dijo...

    Hola Silvia, llego hasta tu blog desde el de Tres Tizas. Soy profe de E/LE en Freiburg (Alemania) pero lo he sido algunos años de Lengua y Literatura en la ESO y Bachillerato, en Cantabria. Así que me he sentido muy identificada con tu historia,cuando tuve que asumir una clase de Francés para alumnado muy similar al que me cuentas, así com lo que entonces era Taller literario (será parecido a Creación...). Muchas veces, por más que los conocimientos previos se hayan comprobado, por mucho que se intente llevar a cabo con las herramientas adecuadas un diálogo "normal", senciallmente, no siempre funciona.
    Hay días, hay alumnos y alumnos, hay grupos y grupos, hay temas y temas...madre, como tú dices, el equilibrio se busca a diario y me uno al ooooooooommm de Lu.
    Ánimo!! -me he hecho "fan" de tu blog y seguiré por aquí de vez en cuando, pero leo muchos blogs educativos y yo misma modero uno, así que discúlpame si no siempre comento.Saludos desde el frío!!

    Silvia Gongo dijo...

    Carmen, imagino que este comentario lo querías dejar en la entrada de PAREADOS TIC DE PRINCIPIANTES.
    Gracias por tus palabras y envíanos el enlace a tu blog para que podamos visitarte e intercambiar experiencias. Un saludo

    lucia dijo...

    Hola creo que ustedes tienen toda la razón sobre este tema y lo digo yo que soy una alumna, pero verán lo digo porque no me es nada agradable que generalicen al hablar de los alumnos como ignorantes, maleducados e incultos puesto que no me considero así y me molesta como a ustedes que se den estas situaciones en el aula y más cuando los profesores no son tan estrictos y te dejan tu tiempo de risa.
    Un saludo de parte de Lucia

    Silvia Gongo dijo...

    Lucía, estoy totalmente de acuerdo contigo: no se puede generalizar. Así como hay profesores buenos y malos, también hay alumnos buenos y malos. Algunos son educados, atienden a las explicaciones y razonan antes de hablar.
    Muchísimas gracias por tu comentario, me encanta leer en el blog las opiniones de los alumnos, nosotros aprendemos muchísimo de vosotros.